Así fue la primera jornada de la Mesa de Juventudes del FOSPA 2017

La Mesa de Juventud realizó su primera salida de campo, denominada ruta del “Toxi Tour”,  por comunidades nativas de Lamas. En el trayecto se visitaron comunidades asentadas alrededor de la quebrada del Shupishiña, la misma que sufre desde hace más de 20 años la contaminación de sus quebradas.

Alrededor de 200 jóvenes entre líderes nacionales y de países vecinos como Bolivia y Chile, recorrieron los caminos hacia Shucshuyaco, Shapumba, Naranjal y Rumicallpa. Poblaciones que sufren problemas de contaminación del agua y aire, esto a  raíz del vertimiento de residuos líquidos a los ríos y quebradas por parte de la empresa Don Pollo y el sistema sanitario de la ciudad de Lamas.

A este riesgo de contaminación ambiental se suman las pequeñas granjas locales y una destiladora de aguardiente llamado “Trapiche” que vierte el bagazo de la caña de azúcar a la quebrada “sin nombre”, según cuentan los vecinos está quebrada es llamada así, porque los Apus nunca llegaron a un acuerdo.

Los pobladores de Rumicallpa ven como una amenaza a  esta productora artesanal de alcohol para sus quebradas. Pues les imposibilita impulsar el turismo de sus cataratas con total libertad, porque sienten que las aguas que recorren su territorio están siendo contaminadas.

“No queremos que nos pase lo mismo que a nuestros hermanos de otras comunidades, la quebrada Shupishiña que recorre sus tierras está muerta”, proclamó Felix Zángana de 25 años, Apu de Rumicallpa la llamada comunidad del recorrido de piedras.

En otro momento del recorrido, el Apu más joven de la zona comenta su preocupación por la captación de agua de la comunidad del Naranjal, por parte de la empresa Don Pollo que ha creado un sistema de represa de agua del cerro más alto de la comunidad para sus animales. Dejando a los pobladores de la zona sin agua.

“El agua de estas tierras es dulce, porque viene del cerro”, por eso nosotros las autoridades de las comunidades lamistas, lucharemos para cuidar lo que la tierra nos dio, enfatizó Félix frente a decenas de jóvenes reunidos en la maloca de su comunidad.

Por la noche los jóvenes asistieron a la plenaria del FOSPA para alzar su voz de protesta contra la contaminación ambiental que vive la población lameña y otras regiones del país, poniendo en su agenda la lucha por los Derechos Ecológicos y la violencia ambiental.

“Levántate hermano, ven a luchar con nosotros, juventud presente en el VIII Foro Social Panamazónico”, estas fueron las palabras de JhanMarco Flores Huamani de 13 años, presidente comunal de Quispillacta  del departamento de Ayacucho. Quien alertó al público de la plenaria con su discurso sobre la problemática de contaminación ambiental que viven todos los pueblos peruanos.